6/12/17

MUSIC: Ready pa vivir (de verdad) o Niño de Elche sin censura PARTE 3

DEL 
TRAP
AL
LIBERTARISMO
PASANDO POR EL
NIÑO DE ELCHE
PARTE 3


ICARO LAVIA: Me lo imagino. Yo también copio preguntas de entrevista a otros periodistas, a veces, aunque a nadie le interese. Hay una que siempre se la robo a Nardwuar the Human Serviette, el entrevistador canadiense por excelencia del rap, y traducido al castellano, reza algo así: ¿por qué debería a la gente importarle el Niño de Elche?

Creo que les debería importar para seguir conociendo a gentes diferentes, a seres diferentes, formas de pensamiento diferentes y formas de relacionarse diferentes. Porque, aunque se crea que es posible conocerlo todo de una persona, al acercarse, se descubre que no, que siempre hay cosas que nunca se conocen del todo. El acercarse al Niño de Elche, pues, les ayudará a superar prejuicios que puedan tener de mi imagen más mediática. Y superar prejuicios y acercarse a algo conlleva consigo un aprendizaje. Siempre que te acerques a algo, aprenderás
Aunque realmente, si les puede ser de interés por algo el Niño de Elche es, más que el Niño de Elche en , por toda la gente que colabora conmigo y a la que pueden conocer a través de mi vida artística. Y otro asunto al que doy mucha importancia es la estimulación del pensamiento crítico. Es una cuestión nuclear en mis trabajos; que te den qué pensar, mucho más que la cuestión del disfrute. Porque a me da que pensar, Niño de Elche. Como cosa externa, me da qué pensar. No si me gusta o no me gusta, pero me da qué pensar.



¿Para el Niño de Elche es más imprescindible dar qué pensar que entretener?

... O no , últimamente me interesa más entretenerme que entretener. Y si me entretengo yo, puede ser que entretenga a la gente, de paso. Decir que no me interesa en absoluto entretener sería absurdo, porque si vas a un teatro y quieres que el público aguante una hora y media, entretenimiento tiene que haber. Pero uno bien entendido, no un entretenimiento banal.

Esperaba una respuesta no tan humilde y algo más rollo paranoico-crítico. ¿Otra cañita o qué tipo de droga te tengo que facilitar para que me sueltes una lapidaria?

Te la puedo soltar del gratis, si quieres.

Quiero.

Podría ser algo como… "Hablaría muy bien de ellos si no les importara el Niño de Elche".

Maravilloso, espestacular, me he emocionao al leerlo.

Sería como la humildad claramente falsa.

Claramente.

Pero uno quiere interesar a la gente; estamos hablando de un mercado, al final. Y no solamente de un mercado, sino también de un ego social, un ego hasta amoroso, incluso. No es simplemente hacer y hacer y que te igual todo; ese discurso no se lo cree nadie. Es lo que te hablaba antes de la honestidad, que para es lo más importante. No tanto la humildad, que es otro asunto¿Alguna pregunta más?


Bueno, está sólo la tenía pensada, pero ya que mencionaste antes lo de que te podía influir hasta un cuadro, se rumorea que una vez te dio un venazo con una exposición de Francis Bacon.

Ah , la de El Prado... Pero el venazo me dio más en casa, viendo un programa de telediario. , estás cosas que pasan y no sabes por qué. A posteriori, intentas sacarle todas las explicaciones posibles, pero en el momento piensas: “¿por qué coño esto me gusta y me vuelve loco y se hace necesario para mi aliento?”. No lo sabes. Sucede, y si te escuchas, dejas que lo haga. Yo me muevo mucho por eso; siento algo y lo tengo que hacer porque .

¿Es que qué otra forma de guiarse hay, si no?

Muchas. Tendencias, sobre todo. En las prácticas artísticas hay montones. A veces, ya no sabes bien cuándo es tu latido o un latido de lo que te rodea, o uno comercial, o de querer gustar. Por eso hay que ser realmente creyente y honesto con uno mismo, aun a riesgo de convertirse en un fanático, un terrorista de esa concepción.

¿Tú no pintas?

No.

¿Haces algo en el campo de lo plástico?

Lo he intentado, pero qué va. Aunque antes decía lo mismo con la escritura y la poesía y mira, ahora escribo.

Yo he venido aquí a hablar de tu libro.

Y sigo escribiendo cada día. Con la pintura no , algún día me pondré. Dentro de dos años o así, que me gustaría hacer un pequeño parón.

¿Ya estás pensando en parones?

Es que un parón para son tres días, o tener un fin de semana libre y actuaciones sólo entre semana. De aquí a agosto no tengo ni un día libre, en el sentido de levantarme a las 10 y no hacer nada. ¡Ni un día de aquí a agosto, que se dice pronto! Entonces, con un parón me refiero a un mes. Estos 5 años han sido bastante frenéticos

Pero en realidad llevas muchísimo más tiempo pencando, el momento boom estalló no hace tanto.

Hace dos años en el Sónar, fue el momento boom.

¿Y eso hasta qué punto te cambia?

Me cambia como cada semana me cambia una cosa u otra. Todo va cambiando, y yo siempre estoy en tránsito o en proceso. Por ejemplo, ésta entrevista, si se saca dentro de 6 meses, ¡pues tendrá un montón de contenido con el que ya no estoy de acuerdo!

Ésta se sacará algo más pronto, pero un poco bipolar que eres, hijo¿No le tienes miedo a ese pequeño capitalista del que hablábamos antes, pues? ¿Qué algún cambio psicótico de estos tuyos te lleve a convertirte en él?

Eso en realidad lo decía Leonard Cohen, que todos tenemos un pequeño nazi dentro¡Yo es que tengo tantos miedos! Mis prácticas artísticas son, de hecho, el antídoto para ir superando esos miedos. Así es como lo siento y lo he realizado todos estos años. Yo siempre decía que me sentía más liberado encima del escenario que fuera de él, y era verdad. Soy una persona que ha sido criada en el miedo, como tantos y tantas en nuestra generación

¿Cómo quecriada en el miedo”?

Por lo general, vivimos en la sociedad del miedo, el miedo constante e infundado hacia tantas cuestiones... Por eso la libertad es tan importante, porque el miedo es el cáncer de nuestra historia, y yo lo he vivido desde niño. Miedo a no tener trabajo, miedo a no tener pareja, miedo a las relaciones sexuales, miedo a probar comidas extrañas, miedo a las drogas, miedo a conocer músicas diferentes, miedo a una estética artística, miedo a nadar, a conducir, a volar¡Hay tantos miedos! ¡Estamos rodeados!

Qué miedo, , y yo que pensaba que precisamente debíamos de estar en la época histórica menos tétrica de todas, ahora que casi nos hemos librado por completo del temor de Dios.

Nos quitaron el temor de Dios y nos pusieron el temor del Estado.

Las gallinas que entran por las que van saliendo, ya.

El del Estado es un miedo que genera control. La policía, la guardia civil, las familias, los trabajosTodos son símbolos de control. Y no sólo se trata del miedo a ser controlado por el prójimo, sino del de controlar al prójimo; “como tengo miedo de ti, voy a intentar controlarte”. Muy típico del comunismo y del neoliberalismo; es el punto en el que ambos se dan la mano.


Y ahora que mencionas el comunismo, ¿cómo os lleváis y él últimamente?

¿Últimamente? ¡Fatal! Bueno, más que con el comunismo, que no sabemos aún tampoco lo que es

¿Tampoco?!

¿El comunismo? ¿Como tal? No lo que es, aún.

No me jodas, PacoSi no supieras tantas cosas, diría que no tienes ni puta idea de nada.

El comunismo es una idea que está bien. Yo lo que me llevo es bastante mal con los partidos comunistas, pero no por una idea que tenga de los mismos, sino por experiencias.

Claro, porque estuviste de alguna manera involucrado en ellos.

Tuve mis contactos con el partido comunista, . Era la idealización de los primeros años participando en políticaHasta que un día te acercas bien y piensas, “joder, ¡pero si ésta gente no tiene nada que ver conmigo!”. Eran mucho más peligrosos de lo que yo esperaba, muy controladores, aristocráticos, cosas que no van para nada conmigo. Critican la meritocracia cuando ellos mismos son los que más la practican. Eso son los partidos comunistas, pero el comunismo sería otra cosa. Creo que hay que dejar un halo de esperanza a la palabracomunismo”, pero no a los partidos comunistas. Alguien que quiera el comunismo tiene que ser contrario a los partidos comunistas. Maruja Mallo decía esto de que, como se consideraba comunista, era antimarxista, o que como era marxista, se consideraba anticomunista. Ser marxista es ser anticomunista, y al revés. Y ser comunista es ser anti-partido-comunista. Esto está clarísimo.

Y fue a raíz de ese desencanto, imagino, que fuiste gravitando hacia el movimiento libertario.

, para el movimiento libertario sigue siendo una gran inspiración, no si tanto ideológica, pero de actitud, de pensamiento y de reflexión. Talvez dentro de diez años vuelva a ser socioliberal o socialdemócrata, pero ahora mismo, en el anarcoindividualismo, el anarcoliberalismo y el anarcocapitalismo encuentro muchas cuestiones interesantes. Creo que yo soy más anarcoliberal o individualista libertario, aunque tampoco se trata de serlo, sino de que todo lo que leo y me influencia va en esa dirección.


Intentemos acabar la entrevista con algo más ligerito que te me pones de un intenso que no veas, nen. Rescatando tema de influencias pero artísticas: se rumorea que tus predilecciones musicales son bien variadas y que comulgan en un sonido industrial que parece no tener mucho que ver con el flamenco del que originalmente procedes. ¿Cómo me explicas éste fenómeno antropológico espontáneo-paranormal en ti mismo?

Vamos a darle la vuelta al fenómeno y verás como no es nada espontáneo ni paranormal: ¿dónde he nacido yo? En Elche. ¿Elche qué es? Una ciudad industrial. Una fábrica de zapatos. Así que tiene mucho más sentido que yo me inspire, si he escuchado realmente lo que me rodea, en la música industrial que en el flamenco, aunque yo escuchara flamenco también en mi entorno porque mi padre lo cantaba. ¿Por qué me gusta tanto el sonido de las máquinas? Igual porque de niño las escuchaba cuando iba con mi padre a comer a la fábrica. Elche es una ciudad megaindustrial, así que, ¿cómo no voy a hacer música industrial? Es lo más lógico del mundo. Lo que te hablaba antes del contexto, que lo explica todo.

Todo menos el trap español, porque no lo tiene. A ésta te invito yo, Paco, que te la has ganao.

¿Seguro?

Seguro, claro.







Todas las fotografías tomadas el 23 de marzo de 2017 en La Chana, Barcelona, España. Especial agradecimiento a Maria Arnal, súper especial agradecimiento a Marta Bassols y, sobretodo y por encima de todas las cosas, a Francisco Contreras.

Entrevista publicada originalmente (en versión editada y censurada) en el número 1 de Ajoblanco (junio de 2017).